lunes, febrero 07, 2005

Coca ó Cocaína?

Para empezar es muy importante diferenciar la Coca de la Cocaína, la una es una planta natural de uso eneregetizante y la otra es el resultado de un proceso químico para aislar el alcaloide erythroxyline y su uso es delirante.

El uso de la coca en las culturas precolombina, según los estudios y los entendidos, no eran para las farras con chicha y tambor, pues para eso usaban otras plantas cono la Aguacoya (San Pedro). La planta de coca se la utilizaba como un energetizante para soportar el frío y la altura (llámese soroche). Su forma de consumo consistía en introducirse un buen puñado de hojas de coca en la boca y mascarlas por un buen tiempo junto a un precursor llamado llicta, pero el efecto no es para nada comparable con el de la cocaína químicamente refinada. Para comenzar necesitas cerca de medio kilo de hojas de coca para conseguir un gramo de cocaína, eso ya dice mucho sobre la diferencia entre el uso energetizante y el delirante.

Es conocido que muchos escritores y artistas han utilizado esta y otras drogas para potenciar su creatividad, esta claro que el deliro aporta a la ficción, pero en el caso particular de Freud después de ser idealizado como el Padre del Psicoanálisis, en la actualidad casi todas sus teorías han sido refutadas y vistas como un terrible Delirium Tremens del autor.

A continuación cito dos descripciones sobre los efectos de la cocaína la una descrita por Freud y la otra escrita por Alexander Shulguin

Freud:

"Regocijo y euforia perdurables, que no intervienen en modo alguno en la alegría de una persona normal... Se siente un aumento del autocontrol, mayor vigor y más capacidad de trabajo. Por otro lado, si uno trabaja, se pierde la volatilidad de las fuerzas mentales a la que inducen el alcohol, el té, y el café. Simplemente se es normal y en poco tiempo se vuelve difícil comprender que uno está bajo la influencia de una droga. Se puede desempeñar trabajo físico o mental durante largo tiempo, sin fatiga; es como si se desvaneciera la necesidad de comer o dormir, que de otra manera se hace sentir en ciertas horas del día".


Alexander Shulgin, diseñador de drogas y defensor del uso responsable de todo tipo de sustancias psicoactivas, dice de la cocaíana lo siguiente:

"Es una droga que despierta la agresividad, un estimulante que da una sensación de poder, de que estás en la cima del mundo. Pero es un poder ilusorio que desaparece cuando se desvanecen los efectos de la cocaína, sin que el individuo haya aprendido nada. Provoca un estado muy falso, sin aprendizaje, que lleva al individuo al escape temporal de sí mismo".

Particularmente opino lo mismo que Shulgin y estoy de acuerdo con el en que si existen otras sustancias psicoactivas tales como el San Pedro y el Peyote que de alguna manera aportan mas al desarrollo personal del individuo, aunque también son peligrosas cuando su uso es recreativo y no con fines terapéuticos.

Otra referencia valida en el tema de sustancias psicoactivas es Albert Hofmann, descubridor del LSD, la droga psicodélica que marco la generación de los 60 y que continua siendo un tema polémico por la gran cantidad de defensores y retractores. Aquí también encontraremos grandes personajes como Bertrand Russell, Aldous Huxley, H.G. Wells entre muchos otros. El primero, filósofo y Premio Nóbel de Literatura en 1950; el segundo, autor del famoso libro "Un mundo feliz. Del mismo modo el culto al uso terapéutico del LSD sigue siendo un tema muy importante en la llamada Psicología Transpersonal, siendo uno de los lugares más emblemáticos el famoso instituto Esalen en California.

Este Post fue publicado en el Efecto Drago en referencia al tema sobre el Vino Marino.


No hay comentarios.: